Lo que debes saber sobre el ejercicio isocinético

¿Qué es el ejercicio isocinético?

El ejercicio isocinético es un tipo de entrenamiento de fuerza. Utiliza máquinas de ejercicio especializadas que producen una velocidad constante sin importar cuánto esfuerzo pongas. Estas máquinas controlan el ritmo de un ejercicio fluctuando la resistencia en todo su rango de movimiento. Su velocidad se mantiene constante a pesar de la cantidad de fuerza que ejerce.

Puedes ajustar la velocidad del ejercicio objetivo y el rango de movimiento para satisfacer tus necesidades. Diferentes accesorios en las máquinas pueden aislar y atacar grupos musculares específicos. Puedes usar el ejercicio isocinético para evaluar y mejorar su fuerza y ​​resistencia muscular.

Ejercicio isocinético VS Ejercicio Isotónico

El ejercicio isocinético se refiere al movimiento a una velocidad constante independientemente de la fuerza aplicada. Los músculos se contraen y acortan a una velocidad constante en la contracción isocinética. El ejercicio isocinético permite que los músculos ganen fuerza de manera constante en todo el rango de movimiento.

Con el ejercicio isotónico, el músculo se acorta a un ritmo constante durante todo el movimiento, pero la tensión muscular varía. A esto también se le puede llamar una contracción dinámica. La mayoría del entrenamiento es isotónico. Por ejemplo, ejercicios como los ejercicios de flexión con mancuernas y sentadillas aíslan ciertos grupos musculares y fortalecen los músculos en todo el rango de movimiento, pero no de manera uniforme.

Beneficios del ejercicio isocinético

Los ejercicios isocinéticos a menudo se usan para rehabilitación y recuperación, ya que es una forma controlada de ejercicio. Los fisioterapeutas y los terapeutas ocupacionales usan máquinas isocinéticas para ayudar a las personas a recuperarse de un derrame cerebral, una lesión o un procedimiento médico. Las máquinas isocinéticas también se pueden usar para tratar desequilibrios en el cuerpo que tienen el potencial de causar lesiones. Ser capaz de controlar la resistencia y la velocidad ayuda a:

  • Prevenir lesiones
  • Aumentar la flexibilidad muscular
  • Controlar el desarrollo muscular
  • El ejercicio isocinético es una forma de entrenamiento de fuerza que puede aumentar el tono muscular, la fuerza y ​​la resistencia. También puede ayudar a mejorar el equilibrio y la coordinación, y aumentar el metabolismo.

El entrenamiento de fuerza hace que las actividades cotidianas sean más fáciles de realizar y puede aumentar su rendimiento deportivo. También puede tener un efecto positivo en su función cognitiva y calidad de vida. El ejercicio isocinético también tiene un impacto beneficioso en los músculos centrales que sostienen la columna vertebral y estabilizan el cuerpo.

Un estudio de 2008 encontró que el entrenamiento isocinético restableció efectivamente los desequilibrios en la fuerza muscular de la rodilla en jugadores de fútbol profesionales. En investigaciones anteriores se encontró evidencia de que el ejercicio isocinético puede ser efectivo para tratar la osteoartritis de rodilla en adultos mayores. Los participantes del estudio hicieron los ejercicios tres veces por semana durante ocho semanas. Finalmente, se comprobó que mejoraron la fuerza.

También existe evidencia de que el fortalecimiento muscular isocinético aumenta los efectos de los ejercicios aeróbicos en personas con obesidad. Como parte del estudio, se descubrió que los ejercicios isocinéticos mejoran la fuerza muscular, aumentan la masa corporal magra y reducen la grasa corporal. Los participantes que realizaron el entrenamiento isocinético además de los ejercicios aeróbicos mostraron mejoras mayores que aquellos que solo realizaron el entrenamiento aeróbico.

Riesgos del ejercicio isocinético

En general, el ejercicio isocinético es una forma segura de entrenamiento de fuerza, ya que no tienes que superar ningún punto inercia. La inercia es cuando comienzas a mover el peso desde un punto muerto.

El ejercicio isocinético también es seguro para las personas con lesiones. La resistencia hace que sea más difícil para ti esforzarte más de lo que tu terapeuta recomienda. También es menos probable que tire de los músculos o tenga complicaciones, como dolor muscular.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo con tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *