¿La Electroestimulación Mejora la Recuperación Deportiva?

¿Mejora la Electroestimulación la Recuperación Deportiva?

En el contexto de este artículo, la recuperación deportiva o fisiológica mediante la electroestimulación se consideró exitosa cuando la función neuromuscular, medida objetivamente mediante (fuerza, potencia o resultados de rendimiento físico), se restableció completamente a los niveles previos a la realización de ejercicio. La justificación del uso de un electroestimulador para promover la recuperación fisiológica se basa en el supuesto de que las contracciones musculares provocadas pueden mejorar el flujo sanguíneo. Principalmente debido al efecto de la bomba muscular. A su vez, esto aceleraría la eliminación de metabolitos, mejoraría la disponibilidad del sustrato, disminuiría la respuesta inflamatoria y reduciría el daño muscular lo cual podría contribuir a restaurar los determinantes neuromusculares de la fuerza / potencia muscular y, por lo tanto, el rendimiento físico.

Los recientes estudios de recuperación se descubrió que la electroestimulación es igual o más efectiva que el descanso pasivo para reducir la concentración de lactato en sangre después del ejercicio. Sin embargo, vale la pena recordar que el lactato en sangre no debe considerarse el mejor indicador de eliminación de metabolitos. Cuatro estudios evaluaron los cambios en la concentración de creatina, como un marcador objetivo de daño muscular en los días consecutivos a una serie de ejercicios exhaustivos (incluido el ejercicio excéntrico) y demostraron que la electroestimulación fue igual o más efectivo que la recuperación pasiva, e igualmente efectivo en comparación con el ejercicio submáximo.

Recientemente, los deportistas también están empezando a utilizar esta técnica como recuperación después de sesiones de entrenamiento con mucha carga física, ya que hacen un sobre esfuerzo y regulando el nivel de intensidad consiguen «soltar» los músculos entrenados. La electroestimulación al reducir el lactato, también reduce los deshechos metabólicos que el cuerpo genera después de realizar una actividad física, dando así una mayor frescura al músculo.

Resumiendo, la electroestimulación al provocar contracciones musculares ayuda mejorar el flujo de sangre del músculo, ya que esto ayuda a eliminar metabolitos, disminuir la respuesta inflamatoria y reducir el daño muscular. Personalmente, creo que la utilización de electroestimulación después de entrenamientos con una gran carga física o como readaptación deportiva es un acierto ya que nos hará recuperarnos más rápido.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo con tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *